Buscar
  • Andrea Dünner Oliger

TERAPIA CON ENFOQUE DE GÉNERO


Me pasa seguido que cuando explicito que mi forma de trabajo dentro de la terapia incluye enfoque de género, hay personas que imaginan que atiendo solamente a mujeres. En su mayoría, mis pacientes son mujeres ya que desde mi perspectiva feminista y mi experiencia en abuso, maltrato, violencia intrafamiliar, violencia de género y temas relacionados, se sienten a gusto dentro del espacio de apoyo y crecimiento que puedo brindarles como su terapeuta. También he trabajado con hombres que han incurrido en conductas violentas, a los que he podido ayudar a cuestionar los patrones presentes bajo esas conductas y formas de relacionarse. En fin, sin irme por las ramas respecto a mi experiencia, mi consulta y disponibilidad como terapeuta está presente para tod@s quienes deseen comenzar un proceso introspectivo, independiente de su sexo, identidad género, expresión de género, orientación sexual, etc. Tod@s somos un universo dentro de nosotr@s mism@s y toda individualidad es bienvenida en este espacio 🌌


En este post hablaré desde mi visión, construcción, interpretación y vivencia del enfoque de género dentro de la consulta psicoterapéutica, aclaro esto ya que no tod@s experienciamos ni vivenciamos los elementos de la misma forma, sobre todo respecto a temas como el feminismo y su amplitud de manifestaciones, por eso te invito también a que lo conversemos si tienes dudas o quisieras continuar desarrollando esta mirada dentro de tu vivencia. Personalmente, involucro estos conceptos en mí desde una mirada interseccional, inclusiva y ecológica, para mi el foco debe estar puesto en el empoderamiento personal, vivencial y de nuestr@s cuerp@s, potenciando la emancipación de los paradigmas establecidos por el patriarcado. Todo aquello desde espacios de reflexión, contención y reparación de forma individual y grupal, pudiendo cuestionar los diversos tipos de violencia ejercidos de manera sistemática por parte de la comunidad, el sistema, etc.


Aquello en conjunción con mi enfoque desde la Gestalt, me lleva a reforzar la idea respecto a la importancia del vínculo terapéutico. En primer lugar desaparece el desequilibrio de poder dentro de los roles de terapeuta-paciente, ya no es un personaje todopoderoso que tiene y entrega las respuestas sobre la vida, sino que se establece una relación horizontal, donde se posiciona al paciente como su propio experto respecto a su vida, pudiendo apropiarse y responsabilizarse de su historia y vivencia. Y dentro de aquel proceso el terapeuta acompaña sin hacerse cargo ni asumir responsabilidades, tan solo ayuda a sostener desde su presencia genuina y autodevelaciones de experiencias personales. Desde una mirada relacional, el vínculo entre ambas partes permite que el paciente pueda reconocer sus formas de ser y estar en el mundo, como decía antes, apropiándose y responsabilizándose de su propia existencia. Esto puede ser una carga pesada en distintos puntos de nuestra vida pero el terapeuta desde esta mirada ayuda a sostener ese peso hasta que el paciente pueda hacerlo del todo por su cuenta. Agregar además, que como experto de su propia vida, es el paciente quien se apropia del espacio, pudiendo llegar a definir periocidad y hacia dónde avanzar, obviamente siendo todo consensuado entre ambas partes y el terapeuta pudiendo dar su opinión o percepción al respecto, pero se hace énfasis en respetar las decisiones y reflexiones del paciente sobre sus propio proceso evolutivo.


Esta mirada me lleva a considerar dos ideas complementarias:


En primer lugar la ley del espejo, ya que desde el vínculo terapéutico puedo visualizar diversos elementos proyectivos y así poder trabajarlos de manera personal. Además de, por supuesto, analizar las relaciones que establezco con las demás personas en mi vida.






Y en segundo lugar, la maravillosa forma de la naturaleza que nos rige. Así como los girasoles se buscan entre sí, la terapia relacional hace énfasis en aquello: siempre que no puedas encontrar el sol, siempre que no puedas sostenerte, aquí estoy para apoyarte y ayudarte a sostener desde mi energía. Nos tenemos necesariamente un@s a otr@s como colectivo, como comunidad; ojo que no se mal entienda con hacerme responsable de los procesos de los demás, pero sí puedo ayudar y puedo reconocer hasta dónde hacerlo desde mi propio límite personal y como profesional.




Volviendo al hilo de la perspectiva de género como tal, hablar de género, hablar de desigualdad, etc. Es un acto político, al entendernos como parte de un sistema somos capaces de visibilizar que podemos experimentar diferentes problemas como resultado de la opresión y vulneración sistemática por parte de la estructura socio-histórica-cultural subyacente en el sistema que me veo inmers@. Se puede situar al paciente desde su individualidad pero comprenderlo y visualizarlo desde el colectivo y la mirada macro, añadiendo el contexto y las diversas situaciones imperantes dentro del sistema: aquello es enfoque de género, pudiendo reconocer las desigualdades y actos de vulneración de los que cada persona es víctima.



Por lo tanto, desde esa perspectiva, compartir sentires a partir de las miradas y vivencias distintas que se puedan tener dentro un mismo sistema, cuestionando lo establecido y a partir de aquello empoderar(se) y emancipar(se) de los conceptos y paradigmas preestablecidos.

Aquello puede hacerse de manera individual pero una forma muy efectiva es dentro del trabajo grupal y en conjunto, lo que nos permite visualizar y establecer de mejor manera los patrones socio-histórico-culturales, con el fin de cuestionarlos y vivenciarlos-resignificarlos de mejor manera como colectivo y no como un problema individual en particular. Esto tiene directa relación con los procesos de deconstrucción personales y colectivos, entendiendo el término como la estrategia de revisión constante de conceptos, paradigmas y de las bases sobre las cuales nos construimos, pensamos, sentimos y vivimos, siendo las ideas desde las cuales nos reafirmamos y construimos nuestra identidad desde la influencia externa y colectiva. En otras palabras, revisar y analizar los procesos sociales e históricos, no como destrucción ni anulación sino como búsqueda de multiplicidad y coexistencia, utilizando el pasado como aprendizaje a futuro, otorgándole a los procesos pasados la importancia que merecen dentro de la historia (proceso contrario que ocurre al negarlo).

Es importante recalcar que dichos procesos de análisis y de deconstrucción personales y colectivos no deberían ser vivenciados de forma competitiva (yo soy más feminista, yo incurro en menos comportamiento machistas, etc.) sino que vivenciarlo como parte del proceso personal (al igual que todos nuestros avances) y apoyarnos dentro de estos procesos, pudiendo cuestionar el "deber ser" y que nos haga sentido el habitarnos desde un "ser" de forma personal y colectiva.

También dentro de estas temáticas se entra en discusión respecto a la participación de los hombres dentro del feminismo y la verdad es que más que discutir eternamente desde nuestros ideales y vivencia del feminismo, creo que la importancia recae en llevar a cabo los procesos de deconstrucción y de análisis personal que nos corresponde, aquello puede resultar más productivo y beneficioso para tod@s.



En este sentido, l@s invito a ser las "ovejas negras", cuestionando lo establecido y deconstruyendo los patrones que generan miedo e inestabilidad dentro de nuestra identidad y vivenciar de nuestro "ser", además de evitar situaciones de riesgo dentro de nuestro bienestar, tales como conductas machistas que nos generan daño dentro de nuestro habitar emocional y a su vez episodios de daño explícito a quienes son víctimas de violencia y situaciones de abuso. Si cuestionamos de forma colectiva, si nos apoyamos entre tod@s tendremos mejores posibilidades de evolucionar, pudiendo coexistir de manera saludable y empática. Siendo esta, una de las tantas aristas que pueden llegar a analizarse en conjunto dentro de la relación terapéutica.

Para finalizar, hay muchos temas y conceptos sobre los cuales podemos discutir, pero a modo general es importante considerar que ninguna circunstancia nos desconecte del amor y la humanidad, dicho esto l@s invito a mantener una mirada cariñosa y empática tanto con ustedes mism@s como con los demás, pudiendo así comprender que muchos de nuestros procesos se condicen a las circunstancias de nuestro entorno y es nuestro deber cuestionar y analizar los paradigmas que subyacen para así poder modificarlos de manera positiva. Es importante considerar que siempre hacemos lo mejor que podemos y que puedo ir mejorando si considero mi contexto y experiencias pasadas, pudiendo así tener una mirada positiva sobre mis cambios y toma de consciencia más que una postura negativa y castigadora con mis procesos y mis versiones pasadas de mí mism@. Expandamos los límites de nuestra consciencia y seamos entes activos dentro de los procesos de evolución personal y colectiva, pudiendo así generar cambios estructurales en nuestra sociedad.







53 vistas

+56984825765

Baquedano #628 Valdivia

©2020 por Ps. Andrea Dünner Oliger. Creada con Wix.com